Selladores

SELLADORES DE SURCOS Y FISURAS

¿Qué es un sellador?

Es un material fluido y traslúcido o blanco (resina para odontología) que se aplica en el diente, en los surcos y fisuras profundas, para evitar por prevención la caries dental (se filtra en los surcos, es como una barrera, no deja que entren bacterias, ni nutrientes, realizando su acción de sellado) y que se va a endurecer mediante una luz especial que se obtiene de una lámpara dental (luz halógena). Es efectivo mientras permanece colocado correctamente (no se ha caído, no falta un trozo), por lo que es aconsejable revisarlo, al menos, entre los 6 meses y el año de su colocación.

¿En qué dientes se colocan?

Los dientes con mayor riesgo son los molares (entre 6 y 12 años, aproximadamente) y después los premolares, por supuesto en aquellos que tengan fosas o fisuras profundas , que sean susceptibles de poder tener caries. Hay mayor riesgo de caries en niños (su esmalte o 1ª capa del diente es más inmadura que en los adultos). Se suele poner en dentición definitiva, pero se puede poner en dentición temporal o mixta (molares de leche), considerando que hasta los 10 u 11 años, no se cambian.

¿Debe aplicarse a todos los niños?

Depende del criterio profesional, las indicaciones las debe establecer un dentista (características de surcos y fisuras, riesgo de caries, etc.), aunque a la mayoría de los niños los beneficia la aplicación de los selladores

Es igual que un empaste?

Indudablemente que no, el sellador es un sistema que previene la aparición de las caries, mientras que el empaste se va a aplicar cuando ya existe caries y hay que eliminarla. Para poner un sellador se limpia el diente, se prepara, y se coloca, pero nunca se tiene que "socavar" la estructura del diente como en la caries (con fresas y elementos rotatorios). Se "coloca" cuando no hay caries, sobre tejido dental sano (fosas y fisuras), la misión del sellador es prevenir la aparición de las caries, si ya existe caries en el diente que se va a sellar se tendría que eliminar el tejido enfermo y realizar una obturación (empaste).

¿Es caro?

No, su precio es menor que el de un empaste, un 30 o 40 % menos en una clínica privada, pero es gratuito en los Servicios Públicos de Salud Dental Comunitarios (INSALUD; Comunidades Autónomas). La prevención nunca es cara ("Más vale prevenir que curar": "Más vale Sellar que Empastar")

Duele su colocación?

Por supuesto que no, ya que no se realiza ninguna intervención agresiva sobre el diente (éste se prepara para recibirlo mediante técnicas indoloras de limpieza, grabado ácido, lavado y secado).

¿Se cae con facilidad?

Generalmente si se han seguido las normas adecuadas en su colocación y manejo del material no sucede tal cosa, se recomienda para evitar la caída del sellador el no comer ni beber una hora después de la aplicación del miso, y no comer alimentos pegajosos o excesivamente duros durante dos o tres días. Tampoco es preciso tener cuidado al lavarse los dientes, pero es aconsejable no consumir chicles con exceso.

¿Son importantes las revisiones periódicas para vigilar los selladores?

Las revisiones periódicas son importantes cada 4-6 meses, para vigilar la posible pérdida de selladores, en especial alrededor de los primeros meses de su colocación, para aplicar flúor si es necesario y, en general para mantener una vigilancia dinámica de la boca del niño.

SELLADORES DE SURCOS Y FISURAS
SELLADORES DE SURCOS Y FISURAS